¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 38 el Mar Nov 07, 2017 12:51 pm.
titulotitulotitulotitulotitulotitulo

El Hotel de los Secretos, mexicanizar lo europeo no es cosa fácil

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Hotel de los Secretos, mexicanizar lo europeo no es cosa fácil

Mensaje por EduLin17Xever el Mar Ago 02, 2016 12:34 pm



Introducción

Este domingo terminó con un desenlace de una hora El Hotel de los Secretos, telenovela protagonizada por Irene Azuela y Erick Elías y que fue remake de la emblemática serie española Gran Hotel.

Si han leído mis dos artículos pasados cuando hablé de esta historia lo hice con sinceridad. Para mí ha sido una de las glorias más importantes que Televisa ha producido en mucho tiempo, sin embargo, no sólo les puedo estar hable y hable de los elogios a esta telenovela o serienovela, aquí mantendré una postura sumamente neutral. No me gusta hacer comparaciones, aquí el caso es que probablemente pondré de referencia a su original en algunos casos y otras veces la evaluaré por si sola como un proyecto.

Esta producción de Roberto Gómez Fernández fue tan importante para mí que no sólo les hablaré de lo bueno y lo malo, también es necesario hablar de las cosas tan regulares que tuvo, un contexto a su historia original y finalmente mi conclusión. Así que veamos…

Un final con chile, mole y pozole…

Debido a que la crítica va a ser extensa, voy a opinar de su final en sí. El capítulo tuvo de todo, un juicio arraigado a las leyes tan laxas de antes (o al menos así se dio a entender), una culpable de todas las muertes, encarcelados, muertos y final feliz.

El juicio fue interesante y en cierto sentido en la original también era así de excéntrico pero quizá más naturalmente desarrollado. En esta versión hubo elementos de humor involuntario. En sí, se llevaron las palmas Irene Azuela, Diana Bracho, Daniela Romo y por supuesto Dominika Paleta.

El hotel, vacío tras el encarcelamiento de Teresa (Diana Bracho) y Sofía (Dominika Paleta), pareciera que se libró de todos esos fantasmas y malas vibras que tenía. La secuencia fue muy buena, vimos cómo mientras la segunda es detenida, la primera menciona un discurso cristiano y es obligada a quitarse la ropa para encarcelarla y cierra con Felipe (Pablo Cruz Guerrero) liberado de todo el mal.

En sí no abandona los finales cirqueros que les encanta hacer en Televisa. La muerte de Diego (Jorge Poza) y Vicario/Simón (Juan Ferrara) lo fue, aunque bastante entretenido y bastante bien realizado, sobre todo el detalle de Juana (Pilar Ixquic Mata) viendo el terrible desenlace. Finalmente nos presentaron besos sorprendentes entre tres parejas: Serapio (Jesús Ochoa) y Matilde (Regina Blandón), Guadalupe (Juan Carlos Barreto) y Ángela (Daniela Romo) y la de Felipe y Jorge/Manuela (Fernanda Borches). Eso por mencionar a los más polémicos ya que hubo más besucones.

Hasta el propio director de escena Francisco Franco realizó una muy breve participación especial.

Ya lo único que puedo destacar y para mal son los recortones de escena. El desenlace de Univisión fue más completo.

Fue un final bueno, decente y sin tanta paja. Lo mejor sin duda fue el juicio y la confesión final, de ahí en fuera, ya se los dejo a criterio de cada quien.

Lo hipócrita del asunto fue que antes de su desenlace estaban promocionando la serie de Por Siempre Joan Sebastián. ¡Como si les urgiera que El Hotel de los Secretos terminara ya!

Contexto original

Antes de felicitar a varios miembros fundamentales de la producción de El Hotel de los Secretos quisiera hacer una tregua con las personas que defendieron a diestra y siniestra, su original Gran Hotel. ¿Cómo no la van a defender si es de las series más hermosas que se hayan hecho?

Antes de felicitar a María Renée Prudencio y sus coadaptadores tengo que hacerlo enormemente a sus autores originales Ramón Campos y Gema R. Neira, quienes lograron crear uno de los lugares más mágicos, misteriosos, oscuros y laberínticos de los géneros dramáticos, “El Gran Hotel”. Realmente la locación es un personaje más, todo lo central ocurre en un solo lugar, nadie puede derribarlo, es la estrella de la historia.

Tenemos tramas vistosas a más no poder. Los escritores hicieron maravillas con un hotel ficticio pasando desde el más profundo romanticismo clásico hasta un surrealismo sublime. La historia original es hermosa, bien actuada y dirigida y cuenta con un gran vestuario entre otras cosas.

¿Por qué no hacer una pausa a tanto reclamo y no reconocemos que la versión mexicana, representa un avance para el entretenimiento mexicano a pesar de que quizá no se le haya acercado a lo magistral de su original?

La historia está teniendo versiones por el mundo tal como lo han hecho otras tramas de completa importancia mundial. No lo podemos negar, uno puede mirar el tráiler de la versión egipcia o de la italiana y quedarse con la boca abierta comparándolo con el bastante débil que se hizo de El Hotel de los Secretos.

Dos teorías podrían explicar tanta masacre que se vio por parte de estos fans de Gran Hotel. Una puede radicar en un profundo odio a Televisa. No los juzgo, la empresa ha jugado a diestra y siniestra con su audiencia de las formas más descaradas posibles y eso se ha reflejado en las tendencias que ya no son las mismas de ni siquiera hace cuatro años. La otra es en base a un tipo de “malinchismo”. Claro, no todos los fans de la original tienen que ser mexicanos pero quienes lo son, me pongo en su postura de que la “Empresa de San Ángel”, hizo tantas porquerías por años que era necesario buscar entretenimiento en producciones de otras partes del mundo.



Lo bueno

En mi artículo pasado elogié a muchos actores de El Hotel de los Secretos. En esta ocasión, sin duda, resalto por sí solos a las actuaciones de Irene Azuela y Erick Elías. Cada uno con su misterio, siempre creíbles en sus trabajos mostrando intensidad y fuerte garra, dieron la cara por el horario estelar.

Mención honorífica a las revelaciones como Carlos Rivera e Ilse Salas. Aunque en la recta final el primero parecía estar algo forzado en algunas escenas pero cumplió logrando darle a su “Andrés”, dulzura, humildad y hasta mucha ingenuidad. No cualquiera se construye el personaje como lo hizo él. En cambio la segunda, yo la conozco desde hace años por series como Mujeres Asesinas y Locas de Amor, además de su trayectoria en cine. Siempre pensé que sería el rostro perfecto para estar en una producción de Roberto Gómez Fernández o de Giselle González y vaya que se me cumplió el sueño. La Salas realizó a una villana con todos los matices y giros posibles. Podrías sentir tanto pena como rabia por ella. La podías amar como odiar. Belén fue una antagonista que no dejó de ser mala hasta el final, así le hubieran matado a uno de sus hijos. ¡Excelentes los dos!

La que se llevó las palmas de la historia de principio a fin, sin duda fue Dominika Paleta. Sofía Alarcón fue la que resultó ser la gran villana de la telenovela, la que cometió más crímenes y dejó que su locura la llevara a grados inimaginables. Esto solo habla de un guion sólido, de una propuesta de dirección magnífica y por supuesto, de la excelente actriz que es. ¡Sin palabras!

Yéndome con actores a quienes no mencioné en el artículo pasado, gran sorpresa resultó ser Gonzalo Peña como galán de principios de siglo. Excelente mirada, presencia y porte. Le veo gran futuro como protagonista. Espero no meta la pata feo en la telenovela que hará con Pedro Damián. Alex Perea, mis respetos al encarnar a un ciego de una forma magnífica. Moisés Arizmendi la vuelve a hacer con un villano tan descarado y cínico como el que lo consagró en Televisa en El Color de la Pasión. También resaltaron las actuaciones de Eduardo España encarnando a un policía sumamente simpático, una muy interesante Pilar Ixquic Mata en un personaje emblemático como madre del villano y finalmente Francisco Avendaño como el corrupto Juez Barreda.

Las actuaciones especiales fueron introducidas con gran respeto. Recordemos que si Gran Hotel tuvo una falla, fue en la tercera temporada, dónde se metieron infinidad de personajes sin un hilo.



Pareciera que los personajes de Juventino Alcalá y Mimí Peralta en la adaptación se convirtieron en referencias a los artistas musicales Juventino Rosas, Mimí Derba y Ángela Peralta, interesante dato. Hablando de Mimí Peralta, siempre critiqué a los de Televisa que en muchas telenovelas no realizaran el “plano secuencial” cuando se escucha una pista, pues esta historia concedió mi deseo. En una simpática y divertida representación de las zarzuelas Chin-Chun-Chan y Las Telefonistas del Amor, veíamos en un cuadro fenomenal el cómo Julio Olmedo (Erick Elías) se entregaba a la prostituta mayor Cecilia Gaitán (Claudia Ramírez) por celos y el cómo Belén regresaba acompañada de Olegario (Moisés Arizmendi) y Renato (Gonzalo Peña) como toda una dama de sociedad, muy al estilo El Conde de Montecristo.

Excelente María Reneé Prudencio al realizar una de las adaptaciones con mayor respeto, profundidad y diálogo que ha tenido Televisa. Quien diga que el defecto de la trama estuvo en el guion, comete un grave error, si algo tuvo El Hotel de los Secretos fue un ritmo completamente decente, una agilidad digna de una historia de época y unos temas de sumo interés que fueron tratados de la forma más profesional posible. Ni hablar de su equipo de coadaptadores: Carmen Madrid, Carlos Pascual y Gerardo Pérez Zermeño. Mexicanizar un producto europeo no es cosa fácil, ni tampoco encontrar vocabulario antiguo. Ellos se informaron y le dieron un toque especial a esta versión. Es cierto, también tuvo sus errores garrafales que mencionaré más adelante, sin embargo, lograron su meta.

La dirección escénica de Francisco Franco y Ana Lorena Pérez-Ríos, aunque algo teatral, cumplió. Muy bien.

Y culmino esta sección con una felicitación a Roberto Gómez Fernández por querer demostrarle a su empresa que desea hacer proyectos de talla profesional le pese a quien le pese. Esa producción que incluye vestuario, vehículos, utilería y locaciones, si tiene su buen precio. Yo digo que él puede ser el nuevo creador de historias de época como en su tiempo lo fue Carla Estrada.

Lo regular

Aquí se habla de cosas que fueron muy buenas como muy malas.

Supongo que Roberto Gómez Fernández utilizó a los mismos compositores de incidentales y músicos que El Color de la Pasión. En cuestión de banda sonora se notó que subieron un escaloncito a favor, sin embargo, muchos de los temas no lograban manejar un excelente peso de escenas. No se sentía un arte en la música. Era como muy diluida y pobre en ocasiones.

Diana Bracho y Jorge Poza sin duda alguna se compusieron en esta telenovela. Después de adefesios tan horrendos que hicieron en años recientes, aquí eran malvados, eran estrellas. Sin embargo hubo escenas sumamente largas entre ambos. Su villanía empezaba muy fuerte y después se tornaba muy débil con momentos interminables.

Interesante el personaje de Fernanda Borches al interpretar a prácticamente una travesti. Claro que se le notaba demasiada testosterona cuando hizo a Jorge Arenas y por supuesto un destello femenino cuando pasaba a ser Manuela Arenas. Se basaron en efecto en dos personajes de la trama original y lo fusionaron con la tendencia de mujeres valientes de la Revolución Mexicana que se vestían de hombres para luchar. Parece un buen tema, sin embargo, la trama de ella a veces era un tanto cansada. Llegaban momentos en que no se aportaba nada y sumando que su voz era más femenina que masculina, peor tantito.

La actuación de Claudia Ramírez, un tanto forzada, más no mala. Jesús Ochoa en un papel distinto, sin embargo, demasiado gritón y acelerado. Enrique Singer, a pesar de ser un gran actor, se le dio algunas escenas dónde no logró demostrar su potencial.

Se requiere una mejor fotografía y alta definición para las producciones de época que ojalá y se vuelvan a hacer en Televisa.

Lo malo

Ya lo había dicho, por si solos Irene Azuela y Erick Elías brillaron, sin embargo, como pareja quedaron a deber y no por culpa de ellos. Aunque elogie mucho a la adaptación que se hizo, es innegable que se removieron escenas tan lindas de los protagonistas que aparecían en la original para darle más peso al misterio. ¿De qué sirvió la modificación en la primera escena cuando los protagonistas se conocen si no le van a dar un sustento a la pareja?

En la adaptación se eliminaron escenas muy inteligentes de su original que pudieron darle mucho más tensión a las situaciones. De hecho la recta final pareciera que la hicieron muy suya, eso sin contar con una que otra incongruencia de trama.

La peor actuación especial de toda la historia fue la de Sofía Castro quien lo único que brindó fue cero interpretación. Pareciera como que sí le ha afectado la situación que la rodea. Que se ponga a estudiar.

Ahora con lo externo… que su propia empresa la dejó morir. Pasarla en Univisión para luego mandarla a Blim y reestrenarla en El Canal de las Estrellas la dejó muy mal parada. Hablamos de una saturación en tres formas de entretenimiento diferentes y audiencias distintas. Con esa estrategia le dieron el tiro de gracia y eso sin contar que se puede ver de forma ilegal en otras páginas. ¡No acabamos! En lugar de generar éxito, de impactar a los mexicanos con otro tipo de contar historias… no, terminamos en tercer lugar con una distribución patética con falta de visión. ¡¿Saben que otras dos cosas fueron peores?! Los recortones tanto en su transmisión por Univisión como en El Canal de las Estrellas y que los críticos que alguna vez alabaron, por evidentes razones, le dieron la espalda.


¿Se dieron cuenta de esa publicidad tan monstruosa de las últimas semanas que decía “Sé tú primero quien descubra el final de El Hotel de los Secretos antes que nadie, checa su recta final en Blim”? Esto es infame, es como decir “Ah bueno, ya no triunfamos pero como no hay de otra, trata de fortalecer nuestra plataforma con tu registro”. Si pensaban que esto era una excelente publicidad, que mal estaban.

Aceptamos que las clasificaciones de edad se las pueden pasar muchas personas pero ¿quién diablos hace las de Televisa?¿ El Hotel de los Secretos no apta para menores de 12? ¡¿A que jugamos, cuando Sila y Cuestión de Honor lo son para menores de 15?! Recordemos que El Hotel de los Secretos si algo tuvo, fueron muchísimas escenas explícitas.

¿Que si era aburrida? No creo. No se puede confundir a una telenovela que te habla de masones, criminalística, medicina, gastronomía, economía y sociedad con 12 telenovelas que dominaron el estelar anteriormente y no te dijeron absolutamente nada. Si dichas telenovelas acaso llegaron a tratar un tema en especial, lo hicieron de la forma lo menos profesional posible y fueron pretextos de circo gratis.

Conclusión

Sin pena ni gloria o con la cabeza en alto por ser distinta, El Hotel de los Secretos se marcha muy en silencio. No se le ayudó en mucho, seamos sinceros. Sí, no se le acerca a Gran Hotel, sin embargo, utilizó un espacio para informar, entretener y mostrar un elenco poderoso y unas actuaciones espectaculares. Creo que más allá de las audiencias y ratings poco veraces, lo que importa, es que alguien sí alzó la mano para mostrar un producto distinto y ese fue Roberto Gómez Fernández. ¡Felicidades!

Disfruta todos nuestros artículos sobre El Hotel de los Secretos dando click en esta imagen:


EduLin17Xever

Mensajes : 458
Fecha de inscripción : 04/03/2014
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.