¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Lun Abr 29, 2013 7:54 am.
titulotitulotitulotitulotitulotitulo

En defensa de El Hotel de los Secretos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En defensa de El Hotel de los Secretos

Mensaje por EduLin17Xever el Sáb Jul 02, 2016 6:01 pm



Introducción

Después de dejar pasar un tiempo de mi crítica a El Hotel de los Secretos, es momento de volver a hablar de la misma. Yo sigo en mi plan de considerarla como la de mayor calidad que ha hecho Televisa en mucho tiempo. Tiene unos diálogos preciosos, personajes bien construidos, actuaciones aplaudibles, además de capítulos en dónde sucede algo muy distinto en cada uno y que resaltan el secreto principal de la trama.

A pesar de todo, pues por algunos motivos no le va bien y yo no siento que sea por cuestión de adaptación, de que si es serie o no, o que si el ritmo es lento o muchas de las teorías que se han manejado. En todo caso, mi propia teoría consiste, en que le va mal por culpa de la empresa en la que le tocó nacer y sus muy patéticas estrategias que la van a terminar de hundir por completo.

Una producción elegante

La historia del enigmático camarero Julio (Erick Elías) y la bella dama culta de sociedad Isabel (Irene Azuela), tiene de todo. Desde las más peligrosas circunstancias, hasta las más nostálgicas, pero deben sortear los más oscuros secretos que se desprenden de un hotel.

El Hotel de los Secretos cuenta con escritores atípicos, por ejemplo, María Reneé Prudencio y Carmen Madrid, quienes han sido una dupla muy buena respecto a calidad teniendo como ejemplo Prohibido Amar de TV Azteca. Ellas usan tintes a lo Eric Vonn, destacan por darle humanidad a sus personajes y mostrar la importancia de cada uno, sobre todo a las actuaciones especiales, a quienes no dejan desamparadas.

Roberto Gómez Fernández ha sido el productor más atípico en ocupar la barra estelar de Televisa ya que él trae consigo elencos de actores destacados y que han participado en teatro, cine o producciones de Argos. No olvidemos que fue uno de los dos creadores de la hermosa adaptación Para Volver a Amar.

Las actuaciones son geniales. Diana Bracho recomponiéndose después de su tropezón en Quiero Amarte; Jorge Poza muy interesante, un personaje totalmente distinto a lo que ha hecho, además de una Ilse Salas bastante profesional, a quien le sienta bien el melodrama. Tenemos actores experimentados, en actuaciones magníficas: Jesús Ochoa, Juan Ferrara, Juan Carlos Barreto, Luis Couturier, Daniela Romo, Silvia Mariscal, Eduardo Liñán, Queta Lavat y los que se acumulen. Creo que es de las pocas telenovelas actuales que pueden contar con mucho talento de gran trayectoria haciendo escenas con mucha fuerza.

La revelación de Carlos Rivera ha sido toda una novedad, además de los jóvenes Joshua Gutiérrez, Arantza Ruiz, Ilse Ikeda, Marlene Kalb y Bárbara Singer. También pasamos por actores intensos y muy buenos como Dominika Paleta, Alejandro de la Madrid, Pablo Cruz-Guerrero, Luis Gatica y Claudia Ríos, por mencionar algunos.

Otra que me dejó con el ojo cuadrado fue Regina Blandón, después de recordarla como la eterna Bibi de La Familia P. Luche, logra versatilidad como Matilde Salaberry, una amiga liberal y estudiada que apoya a la protagonista en todas sus locuras.

Y finalmente, aplaudo a Irene Azuela por su enorme versatilidad como actriz, además del súper avance actoral de Erick Elías.

¿Qué me dicen de las referencias del inspector Ayala (Jesús Ochoa) sobre la criminalística, los mensajes gastronómicos del cocinero Don Lupe (Juan Carlos Barreto), las informaciones medicinales y científicas del doctor Lázaro Vicario (Juan Ferrara) o los comentarios administrativos y económicos de los Alarcón, Diego (Jorge Poza) y Alfredo (Alejandro de la Madrid)? ¿No se les hacen interesantes o hasta impresionantes?

Las locaciones son bellísimas, sobre todo el hospital psiquiátrico La Castañeda que es el Gran Hotel.

Para las 12 últimas producciones fallidas que vimos en la barra estelar de Televisa desde Sortilegio hasta Pasión y Poder, El Hotel de los Secretos marca su paso. Está bien escrita, bien actuada, bien ambientada, bien musicalizada y tiene mucho que decir.

¿Está lenta? Hay que saber bien de telenovelas de época o incluso de calidad. Las telenovelas más reconocidas, no son sumamente rápidas, de hecho se toman su tiempo para resolver conflictos y lo desglosan de manera lógica, eso incluso pasó con Avenida Brasil y ¿Qué Culpa Tiene Fatmagül?

Una telenovela de época cuenta con un lenguaje sofisticado. No puede contar con “x” palabra moderna, porque se echa a perder el trabajo y a comparación de otras historias, cuyas tramas se desenvuelven en siglos pasados, esta va de forma rápida. ¿Por qué se quejan?

Roberto Gómez Fernández aprendió la lección. El Color de la Pasión aunque regular, no era telenovela para él. Él es merecedor de crear historias de suma importancia como Giselle González.

Para mí El Hotel de los Secretos es un lujo y claro que la voy a defender, porque a comparación de tantos horrores que hemos visto a lo largo del año, es sumamente rescatable y a mi parecer es hermosa.



Falta de neutralidad y estrategia

Ante determinadas opiniones que he visto en los artículos hacia esta historia, muchas de ellas están por el lado neutral, es decir, unos han visto Gran Hotel, pero le dan chance por ser distinta y otros que no miraron la serie, consideran a El Hotel de los Secretos como un muy importante logro de Televisa.

Aunque tarde o temprano te encuentras de todo y hay un periodista en especial, que igual merece nuestro respeto, que al momento de criticar a El Hotel de los Secretos, lo hizo de tal forma, como lo pudo hacer cualquier fan de la original Gran Hotel y además mezcló asuntos personales que tiene con la empresa.

Claro que por todo lo que ha ocurrido, El Hotel de los Secretos siempre va a estar en la mira de las comparaciones con su original Gran Hotel, pero a lo que voy, es que me gustaría que adoptaran una postura más neutral, reconocer el trabajo que está haciendo una persona que sí es profesional y trabajadora como Roberto Gómez Fernández. Encabezar al equipo de esta producción no es fácil.

En El Hotel de los Secretos no vemos los escenarios de cartón de Pasión y Poder, las actuaciones antiguas de Un Camino Hacia el Destino, los vestuarios patéticos de Simplemente María o gente que ni actúa haciendo el ridículo como en Sueño de Amor, no, por supuesto que no, esto es otra cosa, El Hotel de los Secretos viene a representar un gran avance en producciones mexicanas.

Creo que el gran problema de El Hotel de los Secretos es que nació en el lugar equivocado. A lo mejor si hubiera sido de TV Azteca, quizá podría ir rescatando su barra muerta, en Rede Globo, no sería tanta novedad, ya que producen dos historias de este tipo al año, o a veces hasta más, pero hablamos de la misma Televisa.

Es un sentimiento bizarro que uno ve El Hotel de los Secretos y al arrancar comerciales, vemos la promoción de porquerías como Sabadazo o Las Amazonas. Esto es consecuencia de la crisis de audiencias que enfrenta la televisora por culpa de sus estrategias tan fallidas y eso sin mencionar la crisis política y social que enfrenta actualmente el país.



Ni hablar de los responsables de que El Hotel de los Secretos no fuera un gran suceso. Su misma empresa no lo permitió con su horrenda distribución. La inician primero en Univisión, luego en Blim y finalmente en Televisa como si fuera una retransmisión. En estos tres lados hablamos de audiencias distintas que además van decayendo cada año.

La historia compitió contra las narconovelas en Estados Unidos, que como vil novela rosa, ya son éxitos porque son éxitos, obviamente no dejarían de verlas por la nueva producción de Televisa, es lógico. Aquí en México, seamos honestos, los que siguieron las 12 historias anteriores de la barra estelar, se desorbitaron con la producción de época, escuchando otro lenguaje, viendo otros actores y otras actuaciones. Es una diferencia abismal a lo que ya estaban acostumbrados.

No podemos olvidar las pretensiones cuando se dijo que El Hotel de los Secretos era una serie, luego siempre sí era telenovela. ¿A qué están jugando? Están en juego audiencias, mercados… no es lo mismo, o sólo que no comprendan bien lo que ya es el género de serienovela, que si bien, lo es, pero ambientada de época.

Aquí no es culpa de los escritores, de los actores o del productor. Me sorprende que Televisa con sus más de 60 años de vida, no tenga buenas estrategias de marketing, de estudios analíticos referente a la psicología de audiencias, pero como bien dicen, el karma existe, después de tanto tiempo al tratarnos como estúpidos, ahora que quieren componer las cosas, caen en sus propios errores.

Es una pena porque El Hotel de los Secretos, es distinta, es magistral, es excelente, pero lamentablemente, cayó en una empresa casi muerta, enfrentando paladares de los más conformistas a los más exigentes.

Disfruta todos nuestros artículos sobre El Hotel de los Secretos dando click en esta imagen:

avatar
EduLin17Xever

Mensajes : 456
Fecha de inscripción : 04/03/2014
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.