¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Lun Abr 29, 2013 7:54 am.
titulotitulotitulotitulotitulotitulo

Lágrimas de villano, cuando el castigo llega antes del final. Félix en Rastros de Mentiras.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lágrimas de villano, cuando el castigo llega antes del final. Félix en Rastros de Mentiras.

Mensaje por EduLin17Xever el Lun Mayo 04, 2015 9:17 pm

¿Qué le depara a un villano cuando es desenmascarado?


El destino de los villanos en las telenovelas casi siempre forma parte del capítulo final. Hacia el ocaso de la historia ellos mueren, los meten a la cárcel, quedan desfigurados, sufren una terrible enfermedad, en pocas ocasiones se arrepienten y en aun menos quedan impunes como Bernarda (Jacqueline Andere) en La Otra.

¿Qué sucede cuando tras haber cometido innumerables atrocidades el villano es desenmascarado mucho antes del final de la telenovela? Su vida y la historia continúan pero ¿cómo llevarlo junto con los demás personajes hasta el último capítulo?

Esas son las interrogantes planteadas por el escritor Walcyr Carrasco en la telenovela Rastros de Mentiras para Félix (Mateus Solano), el villano principal.

Nuevamente de Brasil una historia busca acabar con un cliché del género. SPOILER. En Avenida Brasil ya habíamos visto un destino diferente para la villana Carmina (Adriana Esteves). Con el temple que la caracterizaba, ella reconoció sus crímenes, asumió su responsabilidad y pasó un tiempo en la cárcel. Pero su historia no terminó ahí como hubiera hecho cualquier escritor tradicional. La rubia Carmina pidió perdón y se resignó a una vida sucia en el basurero. Como una luz en su camino, Jorgito (Caua Reymond) su hijo, no la dejó olvidada y hubo una reconciliación… incómoda pero la hubo.

En Rastros de Mentiras el extrovertido personaje de Félix odiaba a su hermana Paloma (Paolla Oliveira) porque su padre solo tenía ojos para ella y a él lo despreciaba porque era afeminado. Al nacer Paulita (Klara Castanho), su sobrina, Félix no se tentó el corazón y se la robó dejándola abandonada en un contenedor de basura.


Félix también propició que Atilio (Luis Melo) tuviera un accidente cuando éste descubrió que estaba cometiendo un fraude contra el hospital. El villano elegante además de defraudar a Amarilys (Danielle Winits), fue el autor intelectual de varias maldades más como el secuestro de Paulita, el ingreso de Paloma a un sanatorio mental y el cambio de los resultados de un importante examen de ADN. Su secretaria también fue su víctima pues se la vivía insultándola llamándola “cachorra”.

La caída de Félix, quien era homosexual de closet, comenzó cuando en una cena familiar su esposa Edith (Bárbara Paz) reveló ante todos su preferencia sexual. La herida mujer mostró unas fotos donde Félix aparecía con su guapo amante. Aquello fue una hecatombe para la familia Khoury pero Félix salió relativamente airoso porque todos lo aceptaron sin importar que fuera gay con excepción de su padre, el férreo doctor César Khoury (Antonio Fagundes). El patriarca de la familia siguió llamándolo “mariquita”.


La circunstancia que marcó el fin de su carrera como villano ocurrió cuando fue desenmascarado nuevamente en frente de toda la familia. Las mentiras salieron a la luz y todos se enteraron que Félix había tirado a la bebé Paulita en un basurero. En un momento de catarsis Félix lo aceptó y cayó de la gracia de todos hasta de su madre Pilar (Susana Vieira) quien siempre lo había consentido.

Ahí comenzó su calvario. Félix fue expulsado de su trabajo y de su hogar. Además su padre se encargó de divulgar que era una persona deshonesta con el fin de que nadie lo empleara. Sin dinero, sin techo y sin vestido Félix se vio literalmente en la calle, obligado a hacer lo que fuera para subsistir.

La única que lo acogió, aun sabiendo todas las maldades que había cometido, fue Marcia (Elizabeth Savalla) quien había sido su nodriza en su infancia. Marcia le ofreció techo y trabajo en su puesto de hot dogs en una de las zonas peatonales más populares de Sao Paulo. Por necesidad Félix aceptó y soportó lo que consideraba humillante para una persona con su anterior nivel económico. Gracias a Marcia y a Niko (Thiago Fragoso) quien lo empezó a tratar más en esta penosa fase de su vida, Félix comenzó a reconsiderar sus valores y a ver a las personas de una forma más humana. Félix siguió siendo ácido y sagaz como siempre, pero con una nueva visión de lo material y de la familia.


Jonathan (Thalles Cabral), su hijo/hermano, también contribuyó al cambio en Félix al contarle un pasaje del libro de Los Miserables, aquel en que un clérigo ayuda a Jean Valjean aun sabiendo que era un ladrón.

En la recta final de Rastros de Mentiras, el villano gay que se había echado a la bolsa al público por su desparpajo ahora nuevamente se lo vuelve a ganar pero ya no como un hombre de mal, sino como un ser humano que fue víctima del desamor y de las artimañas de su propio padre.

Las traiciones y los oscuros planes pasaron a otras manos y el puesto de villana mayor lo ocupó Aline (Vanessa Giácomo) seguida por Amarilys.


Con otra óptica de la vida, el personaje de Félix pasó de ser antagonista a protagonista y sin duda alguna el público espera que viva una feliz historia de amor junto a Niko.

Que si fue un castigo muy light o que si lo perdonaron muy fácilmente, eso ya lo juzgará cada quien. Por nuestra parte aplaudimos el perfil de este personaje y esa trayectoria que lo llevó de una senda de maldad a una redención conmovedora.


Referencia:

lahoradelanovela.com
avatar
EduLin17Xever

Mensajes : 456
Fecha de inscripción : 04/03/2014
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.