¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Lun Abr 29, 2013 7:54 am.
titulotitulotitulotitulotitulotitulo

"Las Bravo": Todo Lo Que Brilla Tampoco es Ni Plata, Ni Bronce (Crítica)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Las Bravo": Todo Lo Que Brilla Tampoco es Ni Plata, Ni Bronce (Crítica)

Mensaje por angelknigth el Vie Oct 24, 2014 6:33 pm



Introducción

Molesto y enojado estoy con el desarrollo de Las Bravo, y a la vez me siento libre, porque gracias a las telenovelas brasileñas, una telenovela así no engalanó el horario estelar.

¿Qué tiene Las Bravo? Un guion entendible desde cierto punto. Se supone que hay un thriller con la muerte de José Bravo y de ahí surge el cómo estas mujeres del apellido del título cambian el table dance del patriarca a un lugar de strippers. El problema es que se ha perdido la esencia de una historia fuerte, o al menos un producto novedoso, con el consecuente hundimiento de una buena premisa.

Lo Rescatable

Edith González por si sola tiene un buen personaje con una faceta diferente respecto a la trama de la cuál es centro. Su Valentina Bravo no será esa protagonista tan ejemplar y tan fuerte como lo serían su Alma Durán de Cielo Rojo o su Paula Duarte de Vivir a Destiempo, pero al menos en actuación cumple y tiene una presencia que otras actrices contemporáneas no tienen.

Las hijas están muy bien elegidas. Carla Carrillo, Paulette Hernández y Carolina Miranda coinciden con lo impuesto, pero más que nada sus actuaciones son naturales y logran simpatizar. La segunda de Destino para acá mejoró por montones.



De los strippers rescato a Héctor Arredondo y Juan Vidal. El primero tiene una trama buena, llega a cautivar, y el segundo se encuentra bien en esa comedia que representa con su Adonis.

Aunque sigue sin convencerme la química de amigas entre Edith González y Claudia Marín, ésta segunda igual está centrada en su papel. Siendo su tercera telenovela en TV Azteca se aleja completamente de sus anteriores proyectos para crear a una amiga única, atrevida y liberal.

Finalmente la revelación, Roberto Mares como Primitivo Bravo, es de las más extrañas, pero a la vez acertadas que se ha tenido en tiempo. Su manera de hablar es como la de un “naco” típico de telenovela en farsa, pero logra lo que otros no, llega a entretener, a llegarte como televidente, y no lo digo subjetivamente, lo digo porque comparando este trabajo con el de muchos otros de telenovela cómica, como los de Una Familia con Suerte, éste se los lleva de calle y por mucho. Es quizá carisma, pero bien manejado.

Las Grandes Fallas

Hablando de lo malo, pues empecemos con el guion tan fallido de Paz Aguirre que no logra crear situaciones enganchadoras. Qué pena que María del Carmen Marcos no pueda despegar con esta escritora y su asesor literario Gabriel Santos, porque realmente no llegan al corazón con una trama fuerte y desenvuelven la telenovela de tal manera que es lenta y sosa.

¿Qué me dicen de la dirección escénica? Es incomprensible. José Acosta y Enrique Pineda lo están haciendo de tal manera que en diversas escenas pareciéramos ver telenovelas diferentes. No todos siguen un hilo de actuación, todos están prácticamente como se les da la gana.

Mauricio Islas y Saúl Lizaso, que parecían garantía internacional, no dan una, ni siquiera por ser sospechosos de un crimen. El primero ya está tan quemado por la Marcos en sus producciones que ya da flojera, y su papel es lo más frágil que ha hecho a la par con su anterior papel en Destino. Mientras que el segundo ni hablar, está de sueño.



Los otros “villanos”, si es que se les puede llamar así son María Fernanda Quiroz y Alberto Casanova en los peores papeles que les he visto en tiempo. La primera está instalada en una farsa sin sentido y no da una desde Quererte Así. El segundo se volvió innecesario.

Pedro Sicard y Lambda García como los otros strippers, pues no tienen expresión ni tanta acción. El primero es un padre tratando de recuperar a su hija y el otro un casado con problemas maritales. Sus historias a veces parecen de relleno.

De los juveniles destaco a Tamara Fascovich y Ángel Vigón, por lo tan mal actores que son, al igual que al niño Esaú, quien no puede decir ni una sola frase.

Ya los demás personajes valen un reverendo comino.

Los escenarios están terribles y no se ven creíbles, parecen todo menos locaciones, incluso ni foros parecen. Son como puestas en escena con el primer material que se encontraron.

La ausencia de primeros actores es notoria. Las actuaciones especiales francamente dan igual y las caracterizaciones, salvo la de todo el cuadro protagónico, están fatales.

Si tienen a una garantía como Edith González, hay que hacer producciones buenas como las de sus dos protagónicos pasados, de lo contrario, con producciones así es como empiezan a ahuyentarse los actores de las empresas. Es una lástima.

Fuente:

http://lahoradelanovela.com


────═◕◕◕√v^√v^√G2STUDIOS√v^√v^√v◕◕◕═────



angelknigth
Admin

Mensajes : 381
Fecha de inscripción : 28/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.