¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Lun Abr 29, 2013 7:54 am.
titulotitulotitulotitulotitulotitulo

"Vivir a Destiempo":Ya No Viviremos Más a Destiempo(Crítica)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Vivir a Destiempo":Ya No Viviremos Más a Destiempo(Crítica)

Mensaje por angelknigth el Sáb Sep 21, 2013 1:00 am

”Vivir a Destiempo”: Ya No Viviremos Más a Destiempo (Crítica Final)

Introducción

La mano de Eric Vonn y su protagonista Edith González hacen maravillas en su segunda ocasión en telenovela, recuerdo cuando estaba el fiasco de “Entre el Amor y el Deseo” ese fue el declive en telenovelas estelares, por que le cambiabas a Televisa y tenían algo igual de horrendo: “Triunfo del Amor”. En fin, cuando estreno “Cielo Rojo”, fue como una bendición fue volver a creer en la telenovela estelar, después siguió otra buena como “La Mujer de Judas”, pero cuando estreno “Los Rey” que a lo mejor era superior en cuanto a contenido con su competencia: “Amores Verdaderos”, pues nunca conto con la suficiente carisma o alma. El periodo de “Los Rey” fue muy sufrido por que ya no importaba si la veías o no, no pasaba absolutamente nada.

“Los Rey” tenía cosas buenas, pero no las suficientes, entonces tras saber que Vonn y González regresarían con una trama como “Vivir a Destiempo”, pensé que sería maravillosa y lo fue. “Vivir a Destiempo” era tan buena que diario yo la veía en su transmisión original y en su repetición, una historia de la que no me arrepiento de haber visto, que triste para las personas que se desvivieron y arruinaron su tiempo viendo el fracaso de “La Tempestad”•.

El Final

No solo es hablar de su mero final, sino de la cantidad de cosas que pasaron en una semana.

El villano principal, interpretado por Humberto Zurita, que era Rogelio Bermúdez, quedo trastornado tras una droga que Amparo (Wendy de los Cobos) le dio con amenaza a castrarlo, el en su desesperación cae de la parte más alta de un hotel y cae entre cajas de vidrio que lo amortiguan, pierde un ojo y se queda con un parche haciendo casi alusión a Catalina Creel.

Sonia (Andrea Noli) que por un tiempo fue la villana principal de la historia, recibió uno de los finales más humanos y dramáticos para una antagónica, por que después de saber que aquel hijo que dio en adopción, Julio (Germán Girotti) pasaría los últimos días de su vida en su casa a falta de un corazón, ella decidió aventarse de la parte más alta de un hospital para que ese órgano se le donara a el. Cuando Julio se entera, el se arrepiente de haber sido tan cruel con la mujer que le dio la vida y que le dio la oportunidad de conocer a una madre como Beatriz (María Reneé Prudencio).

Eleonora (Gabriela Roel) perdió completamente la razón de ser, y no paro de envenenar a su marido, Martín (Rafael Sánchez Navarro) en venganza hasta que el muriera, su hijo, Mauricio (Israel Amezcua) la desprecio. Finalmente Eleonora se vuelve loca, hasta que aparece en un sanatorio, donde su hijo a pesar del mal que ella cometió, va a visitarla y decirle que es independiente y casado.

El plan de la maldita de Marisol (Roberta Burns) en complicidad con su amante, Fabio (Lorenzo Narváez), dio resultado, ella asesina a sus padres para inculpar a Tania (Marcela Guirado) y meterla a la cárcel casi de por vida, pero antes de eso, el la viola. Tania que se había convertido en la villana principal de la historia empezaba a sufrir tras todo el daño que hizo, hasta que en la misma cárcel encontró un refugio y lograron que ya tratara mejor su bipolaridad.

Finalmente Marisol y Fabio mueren en un accidente de avión sin poder escapar de la justicia divina.

Así poco a poco las tramas cerraron, Cristina (Verónica Merchant) y José Luis (Rodolfo Arias) se dieron cuenta que no eran el uno para el otro y regresaron con sus parejas de antes, tal como debía de ser. Julio (Germán Girotti) y Berenice (Miri Higareda) disfrutan su amor al máximo, mientras que Daniel (Carlos Marmen) encuentra el amor en otra joven. Doña Carolina (Marta Verduzco) logro su misión y dejo las cenizas de su marido Don Félix (José González Márquez) en el mar de Veracruz. Mirna (Mayra Sierra) dio a luz al hijo que tuvo con el fallecido Eduardo (Luciano Zacharski), y Doña Chole (Carmen Delgado) nunca cambió con ser la trepadora para Alejandro (Ramiro Fumazoni). Amparo se va del país con un millonario y regresa para convivir como debía de ser con los demás. Salvador (Víctor Huggo Martín) y Beatriz son padres de un niño con síndrome de Down, hasta Petra (e el ama de llaves a quien nunca le dieron crédito) fue madre.

Hasta que llego la parte final, Paula (Edith González) quien contrajo nupcias con el amor de su vida, Alejandro, es secuestrada por el maldito de Rogelio en complicidad con su sicario a suelto, Bernabé (Alonso Bravo). Rogelio también manda a Alejandro a que vea a Paula y es cuando confiesa que el fue quien mando a matar a su hijo Eduardo, entonces entre la tensión Rogelio mata a los protagonistas, o al menos eso se pensaba.

En la escena siguiente después de comerciales se ve a Rogelio con Liz Taylor (otra actriz que inmerecidamente no le dieron crédito), que quieren escapar juntos, el le dice que asesino a Paula y Alejandro sin dejar huella, y que mando a matar a Patricio (Juan Manuel Bernal), entonces de repente llega Amparo y el trata de matarla frente a todos, pero “¡Sorpresa!” Nada de esto era verdad, era una alucinación de el que ya se encontraba recluido en un manicomio.

¿Qué fue lo que paso con los protagonistas en el momento que Rogelio les dio muerte? Pues que no fue así, el confiesa que mando a matar a Eduardo y cuando estaba apunto de matar a Alejandro, se aparecen los fantasmas que lo atormentaron tanto en los últimos capítulos: Eduardo, Sonia y Amparo con el cuter con el que lo trastornó al casi castrarlo. Alejandro logra zafarse y quitarle la pistola.

Finalmente los personajes estaban en una reunión, pasando su desarrollo en la historia y al momento en que pasarían el de Paula y Alejandro, pasaron a un Rogelio destruido, vencido y hundido en la más fuerte y oscura locura. Paula y Alejandro viven felizmente su amor, hasta mascota nueva tienen, un matrimonio feliz dispuesto a perdurar, ya nunca más vivirán a destiempo.

Felicidades

Felicidades a todos los que hicieron “Vivir a Destiempo”, por que supieron hacer un increíble trabajo, Fides Velazco que era casi, casi la Salvador Mejía en mujer de Azteca, logro componerse haciendo esta excelente telenovela con presupuesto, buen elenco que ella compuso y un muy buen libreto de Eric Vonn.

Si, “Vivir a Destiempo” tiene parte del melodrama clásico, pero también era una propuesta realista y diferente, una historia donde se combinaban perfectamente los tonos serios y dramáticos con los de humor negro.

Los villanos, como Humberto Zurita, Andrea Noli y Wendy de los Cobos, no eran de esos a los que odiabas todo el tiempo, por que les daban unos diálogos tan graciosos que te hacían reír bastante, un cinismo y crudeza que se disfrutaba. Así también otros personajes, como el de Marta Verduzco, nuestra “Ex Mujer de Judas”, que con Doña Carolina, hace otro personaje fundamental, completamente simpático, es de reconocer que nunca fue buena madre ni abuela, pero gracias a eso, llegaba a decir lo que nadie se atrevería a decir. Increíbles sus escenas con Humberto Zurita en una discusión fantástica de suegra-yerno.

Los actores jóvenes no se veían chocantes, al contrario, fueron grandes revelaciones y tenían tramas muy llamativas y que daban constantes cambios, vimos temas como el alcoholismo (Eduardo-Luciano Zacharski), la bipolaridad (Tania-Marcela Guirado), el mal cardiaco (Julio-Germán Girotti), las violaciones (Berenice-Miri Higareda), la psicopatía juvenil (Marisol-Roberta Burns), la drogadicción (Mauricio-Israel Amezcua), la hipocondriasis (Rocío-Ivonne Zurita), la inseguridad personal, tiroides y edema (Daniel-Carlos Marmen), cosas que enriquecían mucho a estas sub-tramas.

Los adultos estuvieron fantásticos, temas como los “Swingers“ (Cristina-Verónica Merchant, Patricio-Juan Manuel Bernal, Jose Luis-Rodolfo Arias y Leila-Amara Villafuerte), el amor otoñal y la sexualidad de la tercera edad (Carolina-Marta Veruzco y Félix-José González Márquez), el Síndrome de Munchausen (Eleonora-Gabriela Roel), la mala influencia (Martín-Rafael Sánchez Navarro), la adopción (Sonia-Andrea Noli), el libertinaje (Amparo-Wendy de los Cobos), el machismo, el fanatismo religioso (Rogelio-Humberto Zurita), la ejemplaridad (Alejandro-Ramiro Fumazoni) y la mujer independiente (Paula-Edith González).

Fueron una gran diversidad de temas, y todo tan excelentemente bien producido desde soundtracks, alta definición, créditos de entrada y canción, estupendamente interpretada por Aranza.

Probablemente haya gente que se desviva de la tan “romántica y nada acartonada pareja de Maricruz y Octavio de Corazón Indomable”, pero parte de esa gente también le gustaba ver “Vivir a Destiempo”. Una gran telenovela, de las mejores del año, y de éxito bien reflejado en las redes sociales y hasta en la calle, ya independientemente del santo rating.

Que pareja protagónica con más química como Edith y Ramiro en su primer protagónico. ¿Ven como si se puede confiar en gente que no ha estelarizado? Dan muchas sorpresas.

Esto es una merecida carta de elogios, para una producción tan fantástica, no si “Hombre Tenías Que Ser”, logre llenar un vacío como el que dejara esta telenovela.

angelknigth
Admin

Mensajes : 381
Fecha de inscripción : 28/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.